Los Diálogos sobre El Zapotillo: ¿Una broma elaborada?

Quizás uno de los chistes tontos  más elaborados de este año fue jugado en abril por los representantes del Gobierno Federal Mexicano y la Comisión Nacional del Agua. El 1 de abril se inició una serie de mesas de Diálogo -debates cara a cara- con los representantes de las comunidades de Temaca, Acasico y Palmarejo, que se verán afectadas por la presa El Zapotillo.

El acuerdo para celebrar estas conversaciones se produjo debido a la enorme oposición pública al proyecto expresado en todo México y a nivel internacional por las comunidades, organizaciones no gubernamentales y miembros de la sociedad civil.

Esta oposición se ha manifestado en cientos de cartas enviadas a las autoridades involucradas en la construcción de la presa, grandes manifestaciones y marchas en las calles de Guadalajara y la Ciudad de México, y muchas acciones más.

Sin embargo, la movilización más reciente y tal vez de mayor claridad se expresó el 27 de marzo cuando más de 200 miembros de la comunidad y simpatizantes de todo México ocuparon el sitio de la presa, pidiendo la cancelación de la misma y un diálogo con las autoridades involucradas en el proyecto.

Esta protesta pacífica fue el resultado de la desesperación y la exasperación, después de más de cinco años de campaña contra la presa de El Zapotillo.

Las autoridades involucradas se han negado a escuchar a las comunidades afectadas, se han negado a consultarles adecuadamentesobre el proceso, y se han negado a reconocer los enormes impactos ambientales y sociales del proyecto.

Por tanto, cuando estas mismas autoridades finalmente accedieron a sentarse con las comunidades y celebrar tres debates diferentes para hablar sobre la legalidad del proyecto, las implicaciones más amplias de las grandes represas y alternativas a la de El Zapotillo, había una cierta sensación de alivio, un sentimiento de que “por fin alguien está escuchando”.

Como he expresado en un blog anterior, el acuerdo de estos diálogos es un gran paso en sí mismo, estableciendo un importante precedente de cómo estos procesos deben llevarse a cabo y demostrar que las voces de los ciudadanos en cuestión no pueden ser ignoradas.

A medida que el debate final sobre las alternativas llegó a su cierre el pasado viernes por la noche, era difícil sentir que no todo era una broma elaborada por parte de los funcionarios, una manera de apaciguar a las comunidades y comprar más tiempo para ellos a fin de continuar la construcción en la presa, sin interrupciones.

En los últimos días, el diálogo ha sido descrito por quienes estaban ahí como un Diálogo de Sordos, como una mesa y una discusión vacías.

Escuchando el debate en directo en transmisión de vídeo (gracias a MAPDER – El Movimiento Mexicano de Afectados por las Presas y en Defensa de los Ríos – para esta cobertura impresionante), fue increíble escuchar a Abigail -presidenta del Comité Salvemos Temaca, Acasico y Palmarejo, a Mary Chuy, y al padre Gabriel, hablar con tanta pasión sobre su lucha de seis años, sobre lo que están luchando; y luego, cuando la cámara enfocó a ver a los cinco hombres sentados frente a ellos, todos con la misma expresión indiferente en su caras; uno tratando – no muy convincente- de reprimir un bostezo.

Estaba claro que esos representantes no tenían ningún interés en estar ahí y aún menos interés en responder a las inquietudes y alternativas presentadas por los representantes del Comité.

Como acertadamente dijo Abigail: “Esto No es Una Mesa de Diálogo: es Una Mesa de evasivas” -esto no es una reunión de diálogo, sino más bien una reunión de respuestas evasivas.

Si bien los funcionarios pueden estar jugando tanto a sordos como mudos (nunca mejor dicho), es claro que esto no va a disuadir a quienes hacen campaña para cancelar la presa El Zapotillo.

Las comunidades afectadas seguirán luchando, y lo harán con la comunidad nacional e internacional detrás de ellos.

En el diálogo transmitido en vivo el viernes, Twitter y Facebook explotó con actualizaciones en tiempo real, comentarios y mensajes de solidaridad de todo el mundo.

La lucha de Temaca, Acasico y Palmarejo es la lucha de muchos y se replica en las comunidades en todo el mundo.

Los gobiernos y autoridades de todo el mundo están haciendo oídos sordos a los impactos ambientales y sociales, a las preocupaciones de las comunidades afectadas, y a la posibilidad de alternativas a los grandes proyectos y a la energía hidroeléctrica destructiva.

El siguiente paso para Temaca es la mesa resolutiva – una discusión de resolución -, prevista para el 15 de mayo.

Mientras tanto, para usar una imagen del padre Gabriel, la canción de Temaca sigue más fuerte y más fuerte.

Mientras los funcionarios salían de la reunión del viernes, la canción emblemática “Temaca vive, la lucha sigue” resonaba por todo el recinto. Esta canción del movimiento, de la solidaridad y de la lucha no podía ser ignorada.

***

Kate Ross es integrante del staff de International Rivers

Traducción: JCR

Original en inglés:

http://www.internationalrivers.org/en/blog/kate-ross/2011-4-21/dialogues-over-el-zapotillo-elaborate-joke?utm_source=twitterfeed&utm_medium=facebook