En Ahuacatlán, Puebla: Indígenas Totonakú confirman rechazo a proyecto hidroeléctrico

Por: Joaquín Barrios

Ahuacatlán, Pue.- Ante el replanteamiento del proyecto hidroeléctrico Puebla-1, a desarrollarse en tres municipios de la Sierra Norte de Puebla, indígenas totonacos de San Mateo Tlacotepec, en este municipio, reafirmaron su rechazo a ese proyecto a través de una asamblea comunitaria y dieron seguimiento a las acciones emprendidas tras la presentación del amparo en contra de esa obra, en abril de este año.

Al amparo de la asamblea

Así, el pasado lunes, ajustándose al marco legal nacional e internacional en la materia, en asamblea comunitaria, la población se reunió en el atrio de la localidad, en donde concurrieron alrededor de 250 pobladores.

El único punto de la orden del día fue el seguimiento a la demanda de amparo. Debe mencionarse que el pasado 4 de abril las comunidades de San Felipe Tepatlán, Altica y San Mateo Tlacotepec, pertenecientes al pueblo tutunaku, interpusieron una demanda de amparo en contra del ‘Proyecto Hidroeléctrico Puebla 1’ de la empresa Deselec 1-Comexhidro, que pretende imponerse en los municipios de Ahuacatlán, Tepatlán y Tlapacoya en la Sierra Norte.

Según la comunidad totonaca congregada en el atrio de ese recinto religioso, la producción energética a través de esta planta hidroeléctrica, tiene por finalidad exclusiva generar electricidad para Walmart y otras socias de la empresa; para estos indígenas, el amparo fue admitido por el Juzgado Primero de Distrito en materia de Amparo Civil, Administrativa y de Trabajo y de juicios federales en Puebla, el cual otorgó la suspensión de plano de los actos reclamados.

En esta asamblea los representantes comunitarios informaron se hizo de conocimiento a los asistentes que “se presume que personas ligadas a la empresa Deselec presentaron firmas de habitantes de esta comunidad ante el juez de distrito que lleva este amparo, haciéndole creer que quieren desistirse de este procedimiento judicial”, señalaron.

La respuesta, de parte de los pobladores, fue de un gran descontento y negaron rotundamente haber firmado dicho desistimiento. Asimismo, expresaron su decisión de continuar con la demanda de amparo ya que los permisos otorgados por instituciones públicas como la Comisión Nacional del Agua (Conagua) violan el Derecho al Agua reconocido en la Constitución, al concesionar agua del río Ajajalpan, así como de manantiales y arroyos para beneficio de Walmart.

De todo lo ocurrido en esta asamblea que forma parte de los usos y costumbres de la comunidad Tutunakú, dieron fe el juzgado indígena de Huehuetla representado por Manuel Aquino Juárez y –como mediador– Francisco Pérez Vicente.

Movimientos extraños

A mediados de marzo de este año, la empresa impulsora del proyecto hidroeléctrico Puebla-1 presentó ante la SEMARNAT una manifestación de impacto ambiental que el pasado 31 de marzo fue publicada en la gaceta ecológica ubicada por esa dependencia del gobierno Federal, para describir un estudio en los municipios de Ahuacatlán, San Felipe Tepatlán y Tlapacoya y aprovechar el cauce del río Ajajalpan para generar energía eléctrica de autoconsumo.

El proyecto contempla la construcción de una cortina, un túnel de conducción, tubería depresión y otras descripciones técnicas que forman parte de las estimaciones que podrían generar, anualmente, 157 gigawatts.

Un mes más tarde, la SEMARNAT dio pie de entrada a este proyecto hidroeléctrico que ha generado un conflicto social en estos municipios de la Sierra norte de Puebla.

En una acción poco entendida, en junio pasado la empresa presentó su renuncia el proceso administrativo de aprobación del proyecto Puebla-1, de acuerdo al expediente 21PU2016E0019, publicado en la gaceta ecológica número 27, publica el pasado 2 de junio.

Esto significó dar por terminada la valoración de los 13 impactos que indicó la empresa y el ordenamiento de archivo al expediente, para dar por concluido el asunto, sin que esto se puede interpretar como un desistimiento de la empresa para la construcción de aquella hidroeléctrica.

En medio del rechazo de las comunidades indígenas, las asambleas organizadas con este fin y el recurso de amparo interpuesto, a finales de julio pasado Deselec ingreso – una vez más – la MIA correspondiente, ante la Semarnat, para la construcción de la hidroeléctrica, según declaraciones de la delegada de esa dependencia federal en Puebla, Daniela Migoya Mastretta.

La empresa sólo tuvo que replantear el dictamen que había ingresado a las oficinas centrales (en la capital del país) para su análisis.

Fuente:

http://diariolanoticia.com.mx/?p=18008