Grave situación de afectados por huracán ‘Manuel’ en zona de opositores a la Presa La Parota, en Guerrero

IMG_0138(1)

En Cacahuatepec, Guerrero, la situación se agrava día a día; el ciclón hizo que las autoridades abrieran las compuertas de la Presa La Venta y desfogaran, sin aviso alguno, río arriba del Papagayo, ocasionando el desbordamiento e inundación de comunidades enteras; tan solo en la  comunidad de Aguacaliente, bastión del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota, Cecop, derribó 65 casas; lo peor, dicen los comuneros, ha sido la intervención del gobierno, que, con el pretexto de atender a los damnificados, amenazó a los comuneros con la reubicación de todos los poblados, utilizando de manera reprobable el hambre y la desesperación de los afectados. Los personeros gubernamentales llevan apoyo oficial a sus incondicionales y condiciona el apoyo a que acepten la reubicación. Están dividiendo al pueblo al grado de generar graves enfrentamientos. El fondo de todo es reiniciar los conflictos para lograr echar abajo los triunfos del Cecop y construir La Parota.

A esto agrega el Cecop las declaraciones oficiales que hablan de construir La Parota para evitar otra devastación por huracanes en Acapulco, cuando sería lo contrario: un desfogue con una cortina de 192 metros provocaría la devastación total. Gracias a no haberse construido La Parota por la lucha del CECOP se evitó una devastación mayor. Además, el río Papagayo causó desastres en Cacahuatepec; pero el río que devastó Acapulco no fue el Papagayo sino el río La Sabana, que viene de otra cuenca y es mucho más chico. Su cauce es el que desemboca en La Laguna de Tres Palos, y fue el que retomó su espacio en los humedales ahora invadidos por ‘desarrollos’ inmobiliarios permitidos mediante toda clase de acuerdos oscuros entre el gobierno y los ‘desarrolladores’ en los que imperó la corrupción.

Integrantes del Cecop prometen ampliar su palabra, ante la grave situación.

00101.MTS.Imagen fija007