Permisos para hidroeléctricas en Veracruz se disputan en tribunales federales

124724asamblea4Integrantes de la Alianza de Comunidades y Usuarios en Defensa del río Bobos-Nautla, que abarca comunidades desde Perote y hasta Nautla pasando por el estado de Puebla, afirmaron que la oposición a los permisos para la construcción de varias hidroeléctricas en Veracruz se dirimen ante los tribunales federales por procedimientos erráticos e ilegítimos.

Se trata de varios proyectos de hidroeléctricas en Zongolica, El Naranjal, Coatepec, Las Minas, Altotonga y ahora en Jalacingo, éste último por parte del Grupo Impulsa Generación Renovable (IGR), pretendiendo atribuir una cortina de humo para imponer el proyecto de la presa en el río Los Pescados, supuestamente para dotar de agua a Xalapa y entregar a los operadores privados el suministro a los municipios que la demanden.
 
“Es una de las concesiones que se quiere abrir a capital extranjero, ceder el agua de Veracruz a la empresa privada”, señaló Héctor Colín Galindo, integrante de dicha Alianza.

Los defensores de sus recursos naturales afirmaron que éste es un problema que ha ocasionado polémica en el Congreso de la Unión porque se pretende sacar agua de Puebla para llevarla a municipios de Veracruz.

La cuenca del río Bobos-Nautla tiene cuatro áreas naturales protegidas en 460 mil hectáreas de Perote a Nautla y que alberga a unos 500 mil habitantes que se verían afectados por la construcción de dichas hidroeléctricas.

Señalaron que la SEMARNAT oculta que los proyectos de hidroeléctricas en Jalacingo se encuentran dentro del Programa de Ordenamiento Ecológico del río Nautla y el entorno del Área Natural Protegida del Filobobos, mismos instrumentos que establecen severas restricciones para la construcción de infraestructura en espacios naturales y áreas de restauración.

En conferencia de prensa, arropados por los integrantes de LAVIDA, aseguraron que el Gobierno del Estado presionó al extitular de la SEMARNAT, Manuel Molina para que autorizara las Manifestaciones de Impacto Ambiental (MIA) sin la consulta de los órganos de regulación de impacto, que emite la Subsecretaría de Riesgo Ambiental de esa misma dependencia federal.

“Cuál era el interés de forzar a un funcionario, primero que ya iba de salida y políticamente era conveniente que firmara eso y otras cosas; segundo, había un interés del gobierno por entregar los recursos del estado”, afirmó Héctor Colín.

Este movimiento está integrado por personas de diversas comunidades de los municipios Perote y hasta Nautla pasando por Tecolutla y el estado de Puebla.

Recordó que los permisos fueron autorizados en el último día de la administración de Felipe Calderón; sin embargo, éstos se hicieron sobre “las rodillas”, pues no reúnen los requisitos para su autorización.
 
En ese orden de ideas, invitó al candidato a la alcaldía de Xalapa, Américo Zúñiga a presentar la factibilidad de represar el río Los Pescados.

Los integrantes de la Alianza de Comunidades y Usuarios en Defensa del río Bobos-Nautla acusaron que lo que se está tratando de hacer es de escudarse en la generación de energía.
 
Héctor Colín Galindo explicó que la empresa les confirmó que pretende tomar el 90 por ciento del agua de Jalacingo y aseguran que con el 10 por ciento que les quede podrá sobrevivir.
 
Expuso que ese tipo de empresas como IGR se establecen con más mega watts de los que necesitan para forzar a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que les compre el resto.
 
“Quieren suavizar esto diciendo que van a regalar la luz a la gente de Zongolica, Tlapacoyan y Jalacingo que están abiertamente en contra de la instalación”, afirmó y reiteró que la idea que tienen es “encapsular” el agua en presas y estanques de almacenamiento que se llaman centros de recarga para que doten de agua a los municipios, a los centros habitacionales. 

Refirió que especialistas han señalado que si seca el bosque de dónde se tomará el agua, es decir, quieren presar Jalcomulco, Jalacingo, Zongolica, detendrán el flujo, entonces de dónde se tomará el agua dentro de 20 años, entonces preguntó dónde está la sustentabilidad.
 
Incluso reprochó que haya más interés en vender los recursos naturales que en protegerlos.